Todos tenemos algo para mostrar (General Villegas)

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Agustin dice:

    Por mucho que pretendan disimularlo y vestirlo de nobleza, de gesta, por mucho que pretendan sentirse como aventureros intrépidos que se introducen en la naturaleza, los cazadores hacen lo que hacen, y son lo que son: asesinos que disparan a todas aquellas pequeñas aves y pequeños mamíferos que se cruzan en su camino. Esto es innegable.
    Hay una realidad objetiva que acompaña a la caza: dolor, violencia, muerte, agonía, acoso, sangre, vísceras, carne desgarrada, terror, persecución, agresión, crueldad, placer por matar…
    Todas las valoraciones que los cazadores hacen son subjetivas, son interpretaciones retorcidas, son poesía barata y demagogia: el retorno a la naturaleza, el encuentro cara a cara con el animal, el ritual milenario, etc… Todo eso simplemente explica que sienten placer por lo que hacen, pero sentir placer no justifica matar.
    Se escudan en la educación que todos hemos recibido y a todos nos han inculcado desde la escuela, según la cual, si una criatura no es humana, hagas lo que hagas con ella, no estás haciendo nada malo.
    Cazar sí es matar. Cazar es cruel. Cazar es injusto. Cazar es matar a quien no puede defenderse. Cazar es abusar del débil. Cazar es cobarde y despreciable.

  2. mery dice:

    Yo no puedo creer que haya gente que goce por matar un animal, sea cual fuere, desde un pajarito a un animal de gran porte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *