(Oportunas o inoportunas ?) sugerencias políticas de Alegre para solucionar los problemas del agro

Sobre el final de la semana anterior el Diputado Nacional del Frente Renovador y presidente de la Comisión de Agricultura brindó una conferencia de prensa en la sede del club Eclipse con el fin de dar su opinión acerca de las obras, decisiones, acciones y Leyes que se deberían implementar para que el sector agropecuario sea respaldado ante los riesgos que corre de cara al clima, entre otros.

En esta oportunidad no se refirió al plano local en particular aunque sus expresiones en general incluyen a nuestra zona que desde hace un tiempo a esta parte sufre y con consecuencias la crisis hídrica, de caminos y política.

Usted sacará sus propias conclusiones.

Consultado acerca de las medidas que de manera inmediata debería tomar el Estado dijo que en primer lugar hay que otorgarle subsidios a los tambos para compensar las pérdidas que están sufriendo, aclarando que eso es un problema coyuntural.

El estructural es tratar una Ley que su partido tiene presentada en el Congreso y que el Ejecutivo se negó a tratar donde se establezca un sistema de compensaciones para este tipo de cuestiones.

El Frente Renovador dice que el precio de la leche tiene que salir de la cadena láctea; el productor, el sindicato, la industria y el comercio son los que tiene que aportar a esa estabilidad.

Por otro lado el Estado debe intervenir de manera urgente en los caminos; los que existen son del siglo pasado, se diseñaron para la época en que las cosechas se hacían con maquinaria tirada por caballos, entonces se han desgastado y hoy con el agua se han convertido en verdaderos ríos, sostuvo.

También habló en cuestiones estructurales de aquellos municipios del sur de la provincia de Buenos Aires que tienen características patagónicas que sean incluidos en la legislación de fomento de la patagonia como lo hacen con los de La Pampa. Actualmente los distritos linderos con esa provincia corren con desventajas; se ve sobre todo en las estaciones de servicios donde el precio del combustible es mucho más barato en la provincia vecina causando importantes pérdidas para los bonaerenses.

Lo mismo ocurre con el gas donde los patagónicos lo pagan mucho más barato cuando las características del invierno son idénticas en toda esta región.

Otro punto fue la necesidad de retomar las obras de regulación de la cuenca del Río Salado para la que se había afectado un porcentaje del valor del gas oil que luego se destinaría a otros fines; sin ello esta zona seguirá sufriendo pérdidas millonarias cada vez que, como está sucediendo ahora, el agua avance sin un control.

Sin producción no vamos a tener empleo ni buenos salarios, por eso el Estado está obligado a proteger la producción es lo que le estamos exigiendo.

La agroindustria es la que aporta el 50% del PBI y una gran cantidad de puestos de trabajo, eso es más que justificable para no desatender este fenómeno porque en lugar de avanzar solamente profundizaremos la crisis; de ese modo cada vez que dictemos una Ley de Emergencia Social deberá ser cada vez más grande porque no habremos sido capaces de resolver estas cuestiones finalizó sobre este punto.

Las inundaciones – El fuego

Sobre el primero dijo que el Frente Renovador reconoce que buena parte de lo que sucede en la región no es exclusiva responsabilidad del Gobierno, sino de las excesivas lluvias, pero la falta de obras sí, es competencia de éste, que debería haber en nuestra zona gente de Hidráulica instalada de manera permanente para determinar cuales son los pasos a seguir para resolver de la mejor manera los problemas que se presentan cuando por ejemplo en el afán de salvar su patrimonio la gente actúa por cuenta propia; en ese sentido el estado provincial que tiene la potestad del manejo del agua está totalmente ausente.

Al agua, el año pasado se le sumó la crisis lechera, donde se advirtió que el precio que se pagaba no alcanzaba a compensar la producción aunque el aumento internacional de la leche había ayudado a mejorar, pero principalmente en nuestra zona, las inundaciones están afectando de manera muy seria a los tambos.

Hay algunos de hasta 20 empleados que están tirando lo producido porque no pueden resolver el traslado y es algo que se da en la cuenca lechera que incluye además de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

Lo que vemos es que las Leyes emergencias que determina el Gobierno no alcanzan y de continuar van  atraer pérdidas de empleo, de producción y el cierre de tambos. Hoy con la quita de impuestos o la condonación de deudas, no es suficiente.

Acerca de lo segundo, viendo la situación a la que La Pampa y parte del sur bonaerense quedaron expuestos, se vio que no hay una política para combatir el fuego en el extenso territorio nacional donde existen sectores muy vulnerables.

Los incendios no pueden seguir quedando sujetos a uno o dos aviones hidrantes que pueden tener cada provincia.

Son cosas que no se resolverán de un día para otro, pero es hora de comenzar a trabajar en serio. Estos son temas que por años no se han abordado seriamente.

Hemos hablado de una Ley de seguros de multirriesgo, pero hay morosidad para su tratamiento; al afrontar una inversión a cielo abierto como puede ser una siembra tiene que haber una garantía por parte del Estado. Los seguros privados existentes no alcanzan para compensar lo que se arriesga. La actividad agropecuaria debe dejar de ser una timba.

Estamos dispuestos a legislar en el mes de Enero si fuera necesario porque son problemas de mucha gravedad y el Gobierno no puede seguir de vacaciones, enfatizó.